Opinión: El ciudadano global y la protección de los animales. Epa News.

captura-de-pantalla-2016-11-27-a-las-22-57-05

Por Florencia Trujillo de la ONG Ecopolis. www.epanews.cl

El pasado 20 de Octubre, en la Cineteca Nacional (La Moneda), asistimos al estreno del documental#LosElefantesNoPuedenSaltar. Considero esta creación de cineastas chilenos una maravillosa oportunidad para promover un#TurismoResponsable en los millones de turistas que viajan al Asia, cada año, contribuyendo, sin saber, a perpetuar una forma de explotación basada en quebrar la voluntad de los elefantes, desde temprana edad, robarles el espíritu mediante un sistema de castigos y privaciones que el espectador turista ignora.

Así mismo, este documental es un material muy útil para trabajar en la formación moral de los jóvenes, en el concepto de empatía hacia otros seres, a la vez que reforzar, a nivel cognitivo, la legitimidad, o validez ética, del actuar por compasión. Vivimos en una cultura de la violencia; no nos damos cuenta cómo la sociedad nos impone un sistema de relaciones que va anulando gradualmente nuestra capacidad de asombro…y nuestra curiosidad.

No faltará quien señale que para trabajar la empatía o toma de conciencia en el respeto a nuestro prójimo (humano o no humano), ¡no hacía falta tamaña excentricidad!, no hacía falta viajar a las antípodas del mundo, ni enfocarse en una especie exótica que el 99% de los chilenos jamás ha visto, ni verá, en persona. 

No faltará quien se apresure a hacer un reproche moral, acusando de sensiblería burguesa y enajenante, a quienes nos sentimos interpelados por el contenido del film “Los Elefantes No Pueden Saltar”. Dudo que ese tipo de personas no compre, en su cotidianeidad, algún producto confeccionado por obreros asiáticos, prendas de vestir, zapatos, tecnología, autos!!! ¿Por qué esa persona, para consumir, se siente un ciudadano global, pero para cuestionar el sufrimiento que genera esta dinámica de consumo, levanta muros imaginarios?, fronteras para no sentir el dolor de una realidad que ¡nuestros actos! contribuyen, de un modo u otro, a perpetuar en el tiempo.

 

 

Add comment